8 efectos de la música clásica sobre nuestro cerebro

 

 
 
La música clásica tiene innumerables beneficios. Hoy dedicamos nuestro blog a enumerar algunos de sus efectos positivos sobre nuestro cerebro:
 
 
 
1. La música clásica puede bajar la presión arterial. Un estudio de la Universidad de San Diego confirma que la música clásica reduce el estrés y esto, a su vez, afecta a la presión arterial. Las personas que escuchan música clásica tienen niveles más bajos de presión arterial.
 
 
2. Escuchar música clásica puede mejorar el rendimiento. Según un estudio reciente del Health Science Center de la Universidad de Texas, los médicos que escuchaban a Mozart mientras realizaban una colonoscopia aumentaron sus tasas de detección de pólipos precancerosos por encima de las referencias, y por encima de los médicos que no escuchaban música. La investigación sugiere que esta mejora del rendimiento también podría darse en más profesiones y en otras situaciones. Podéis ver más información aquí.
 
 
 
3. La música puede ayudarnos a recuperarnos tras un trasplante. Según una investigación publicada en The Journal of Surgery Cardiothoraic, escuchar música clásica u ópera tras un trasplante de corazón puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso, ya que han encontrado que la música reduce la ansiedad, el dolor y las nauseas.
 
 
 
4. La música clásica puede ayudar a aprender nuevos idiomas. Según las investigaciones de la Universidad de Illinois, escuchar música clásica mejoraba el aprendizaje del lenguaje, ya que podría fomentar el aprendizaje de gramática, vocabulario y mejorar la pronunciación.
El Dr. George Lazanov, profesor de lengua extranjera, utilizaba música barroca para ayudar a sus estudiantes a aprender 1.000 palabras de vocabulario de idiomas extranjeros en un solo día con una precisión del 85 al 100%.
 
 
 
 
5. La música clásica puede reducir el dolor y la ansiedad. Una investigación realizada por el Duke Cancer Institute encontró que usar auriculares con cancelación de ruido y en los que se escuchara música clásica (en este caso se escuchaba a Bach), redujo el dolor y la ansiedad durante una biopsia de próstata. Normalmente se produce aumento de presión arterial por la tensión y ansiedad, pero al poner la música no se dió tal aumento. Además, los que usaron auriculares informaron que sintieron menos dolor.
 
 
 
6. La música de Mozart mejora la memoria. Según diversos estudios, escuchar música de Mozart provoca una mejora de la memoria a corto plazo. 
 
 
 
7. Escuchar música clásica puede combatir el insomnio. Una investigación de la Universidad de Toronto afirma que escuchar música clásica antes de dormir puede ayudar a conciliar el sueño. Esto se debe a los ritmos y patrones tonales de este tipo de música, que crean un estado de ánimo meditativo y unas ondas cerebrales lentas. Podéis probar con esta música. 
 
 
 
 
8. La música clásica puede fomentar el desarrollo del cerebro en los niños. Según un estudio realizado por el Dr. Gordon Shaw, de la Universidad de California, los niños que escuchan a Mozart y luego estudian piano tienen mejores puntuaciones en matemáticas que los demás. Así mismo, escuchar y practicar música puede ayudar a los niños a desarrollar las habilidades espaciales y verbales. Lo mejor es empezar a escuchar música desde cuando son bebés.
 
 

 

8 efectos de la música clásica sobre nuestro cerebro
5 (100%) 5 votes

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *