Música para el autismo

Hoy queremos dedicar nuestro blog a un proyecto muy especial: una terapia musical que ayuda a niños con trastorno autista a empatizar más y conectarse con el mundo.


Casualidades de la vida, todo inició por una canción de Eric Clapton titulada Tears in Heaven (Lágrimas en el cielo) que Jordi Ardit le tocó con la guitarra a su hijo Diego, un niño con autismo sobrevenido a raíz de los efectos secundarios de una vacuna ordinaria cuando tenía 18 meses.

Al oír aquella triste balada que Eric Clapton compuso para su hijo fallecido, Diego empezó a tararear la melodía. 

A partir de ahí se intensificaron las sesiones de música. Diego se calma mucho al oír música y muestra mayor contacto visual y más interacción, más conciencia de lo que tiene a su alrededor y exhibe más confianza en sí mismo, explica su padre.

Fue tal la emoción de los padres, Ruth y Jordi, que enseguida dieron un paso más: crear la asociación Música para el Autismo. 


Fundada el pasado mes de noviembre y con un equipo de musicoterapeutas, ya tienen a ocho niños como alumnos: Dani, Rafa, Mireia, Carla, Rubén, Diego, Alba y Marcos, que acuden una vez por semana a estas sesiones individuales de 45 minutos subvencionadas en parte o por completo con la recaudación de sus conciertos benéficos. 

Nosotros ya colaboramos con ellos, donando parte de los beneficios obtenidos por nuestro libro Conoce la ópera.

También podéis colaborar con la asociación aquí. ¡Animaros!

Música para el autismo
Vota este artículo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *